CARLOS ACOSTA, “Yuli”, De “Potencial Pandillero”, Pasó a Ser “Estrella de Ballet Internacional”.

NOTA 123

 

CARLOS ACOSTA, De “Potencial Pandillero”, Pasó a Ser

“Estrella de Ballet Internacional”.

A,

Emily Borthwik

Grupo: Amantes de la Buena Musica.

 

“No Mires Atrás”.

Eso le dijo su padre al protagonista de nuestra video-nota de hoy cuando lo llevó a la escuela de ballet a los 9 años.

El camionero de carácter duro, descendiente de esclavos, lo inscribió en ese instituto por temor a que el muchacho se convirtiera en un pandillero.

“No mires Atrás”.

 

La frase quedo troquelada en la memoria del niño, hoy un adulto de 44 años, quien afirma verbalmente, así como en el libro autobiográfico que lleva como titulo aquella inolvidable frase.

 

Si bien resulta extraño que en un país como Cuba, un padre “empuje” a su hijo a realizar una actividad poco asociada a los hombres en la mentalidad del “macho” latinoamericano, nunca imagino el Señor Acosta que la vida de su hijo daría un giro tan inesperado, mucho mas allá del propósito inicial de mandarlo a estudiar ballet!

“La estrella de mi vida es mi padre; sin él yo hubiera sido un delincuente,

un muchacho ordinario que es lo que yo quería.

En el mejor de los casos me hubiese decidido a ser ingeniero. Muchos de mis amigos se fueron en balsa o están presos”.

 …………………………………….

Hoy les presentamos al bailarín cubano Carlos Acosta danzando en una alegre adaptación de “Don Quixote”, creada por el mismo Acosta sobre la base de la novela clásica del escritor español Miguel de Cervantes.

En el video publicado a finales del 2015 por la famosa Compañia “Royal Opera House”, tendran la oportunidad de verlo en sus roles de bailarín y coreógrafo responsable de la presentación. 

 

Cabe decir que el cubano es invitado principal de la Compañia desde el 2013, cuando se lucio con su primera producción en Londres.

Sin duda alguna, resulta un gran orgullo para los latinoamericanos que en un area donde resaltan bailarines europeos o rusos, un joven llegado de un barrio vulnerable de Cuba, haya alcanzado tanto reconocimiento y admiración.

 

Carlos Acosta, dotado de unas cualidades físicas excepcionales de acuerdo a los críticos del área, nació en La Habana en 1973, donde creció bailando “Break Dance” en la calle.

Soñaba con ser futbolista, pero la decisión de su padre trunco ese sueño…para su fortuna?, y muy a su pesar se dedico a estudiar ballet, y logro superar los conflictos de su entorno social, y encausar sus energías a la creación artística.

Recuerda de esa época lo mucho que practicaba…

Muy vividas habían quedado en su mente las reiterativas palabras de su padre en cuanto a que “era necesario trabajar el triple cuando se venia de un ambiente pobre y de negros”.

 

En su paso por la escuela de ballet obtuvo altas calificaciones por su rendimiento artístico, y a los 16 años ganó la medalla de oro en el Grand Prix de Lausanne, rompiendo esquemas por su particular método de desarrollar la danza, y fue contratado como “Primer bailarín” del “Ballet Nacional Inglés”.

 En 1998, cuando contaba con 25 años de edad, fue invitado por el prestigioso “Royal Ballet”de Londres para ocupar el lugar de primer bailarín, y fue alli donde ademas tuvo la oportunidad de desarrollar una excelente carrera también como coreógrafo.

El bailarín cubano, quien ha sido comparado con los mas grandes de la danza clásica, Nijinsky y Nureyev, recibirá el 15 de octubre de este año 2018 la condecoración “Queen Elizabeth” en Hyde Park, Londres, lo cual constituye un reconocimiento a su importantísima influencia en la danza actual.

 

 Al comienzo de la nota mencionamos que Acosta escribió su autobiografía.

El cineasta escocés Paul Laverty, basándose en el libro del bailarín, elaboró el guión de la película “Yuli”, en la cual Acosta se interpreta a si mismo. 

“Revivir mi pasado, actuarlo, y bailarlo durante el rodaje, ha sido una experiencia dolorosa por mis experiencias pasadas de discriminación, soledad, rabia… y por saber que he alcanzado, además de un óptimo nivel artístico, condiciones materiales de vida inaccesibles en Cuba para la mayoría de la gente”, le confeso Carlos al periodista Mauricio Vicent de “El País”.

En noviembre del 2015, el primer bailarín se despidió del que fuera su hogar por 17 años, el “Royal Opera House” con sede del Ballet de Londres, y lo hizo con una versión coreográfíca de “Carmen”.

 

Carlos Acosta continua abriendo nuevos caminos..”sin mirar atrás”, siguiendo el sabio consejo que le diera su padre a los 9 años.

En la actualidad vive con su esposa y tres hijas en La Habana, Cuba, donde ha comenzado un proyecto de nuevas tendencias contemporáneas dirigido a los jóvenes, y a refundar la escuela de Ballet del Instituto Superior de Arte de su país.

 

Con coraje, dedicación, esfuerzo e inspiración, aquel chico cubano ha recorrido su vida sin olvidar sus raíces, el amor por su padre, y de manera especial, con el interés de entregar lo mejor de sí mismo a las nuevas generaciones, a través de sus métodos y enseñanzas artísticas.

Indudablemente estamos frente a un referente de superación personal, un ejemplo inspirador para tantos jóvenes que no se atreven a visualizar que ellas y ellos también pueden perseguir y alcanzar sus sueños si realmente trabajan por ellos

Feliz día!

 

FUENTES:

movedancer.

www.elpais.es

CubaDebate

Youtube.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *