Tal vez el Corazón de Alguien que Conoces Lleva la Huella de las “Tejedoras Aymaras”

Tal vez el Corazón

de Alguien que Conoces

Lleva la Huella de las “Tejedoras Aymaras”

NOTA 220

A,

Nirleida Roa

Perla Matalon

Grupo: ¡Actuemos!  

 

Jacqueline Chávez aprendió a tejer cuando era niña.

Primero con su madre y más tarde en el colegio dentro de la asignatura de “labores”. 

Hoy a sus 28 años se dedica en Bolivia junto a 30 mujeres más al diseño y fabricación de implantes para pacientes con dolencias cardíacas.

¡Si, tal como lo lees! 

Nuestras invitadas de hoy, utilizando las técnicas ancestrales heredadas de sus antepasados, y en combinación con la ciencia, salvan niños y adultos del mundo, gracias a sus valiosas manos. 

En nuestros “Martes Especiales” les presentamos el video “Tejiendo Implantes para Salvar Vidas”. 

 

Con él honramos a las mujeres indígenas, específicamente a las tejedoras Aymaras, quienes tal como apreciarán en el corto, “arreglan corazones” bajo la dirección del cardiólogo pediátrico, Franz Freudenthal. 

El audiovisual fue realizado por la agencia de prensa internacional Aj+, y publicado por la página “Juventud BRICS Argentina” en noviembre del 2016. 

En Bolivia, de acuerdo con informes de la especialista Olga Murguia, cada año nacen entre 2.500 y 3.000 niños con enfermedades cardiovasculares, siendo mayor la incidencia en aquellas regiones ubicadas por encima de los 3.000 metros del nivel del mar, tales como La Paz, Potosí, Oruro o El Alto. 

Frente a esta realidad, Freudenthal, nacido en La Paz, Bolivia, decidió irse a Alemania para especializarse en el campo de la cardiología. 

 

Cuando regresó a su país en el 2003, fundó “Kardiozentrum”, un centro de diagnóstico y tratamiento de enfermedades del corazón, enfocado en desarrollar dispositivos que solo se pueden realizar manualmente.

 Es allí donde cuentan con las mujeres indígenas aymaras poseedoras de una motricidad fina para fabricarlos, “sin soldaduras” para evitar la corrosión.

En vista de su delicadeza el trabajo no se puede automatizar, de ahí que Freudenthal decidiera recurrir a las habilidosas manos de estas mujeres indígenas, quienes durante siglos han dominado la técnica textil.

 Con su sabiduría artesanal, ellas tejen un implementado que es insertado en el corazón del paciente con problemas cardíacos, ayudando a que puedan llevar una vida completamente normal.

 

Una de estas heroínas, Julia Yapita, afirmó a Efe que el trabajo que hacen constituye una alegría para ella y sus companeras, ya que se sienten orgullosas de contribuir con sus habilidades para darle a un enfermo la oportunidad de poder tener una vida normal.

 

“Sabemos que no es como tejer una prenda…Sabemos que va a ir a un corazón y eso no es chiste, por eso le ponemos nuestros cinco sentidos y todo el interés para que salga bien“.

Jackeline Chávez y sus compañeras despachan un promedio de 250 dispositivos al mes.

La mayoría de ellos van destinados a Europa, y Latinoamérica.

Este trabajo me proporciona “una gran satisfacción”. 

 

A Jackeline, quien nació con una cardiopatía, la llena de alegría saber que niños y adultos tendrán una solución de por vida.

Ya hemos ayudado a más de 10.000 personas en el mundo”.

Cada implemento pasa por ocho controles de calidad para evitar cualquier contaminante.

Este impecable esfuerzo les valió la máxima certificación para equipos médicos, además de la autorización de “venta libre” en la Unión Europea.

En el 2014, el Dr. Freudenthal recibió el premio Innovadores de América” en la categoría de Ciencia que otorga el Banco de Desarrollo de América Latina”.

 Al momento de recibirlo afirmó que los problemas más complejos de nuestro tiempo pueden solucionarse con técnicas sencillas”.

 

Las mujeres indígenas que comparten su herencia aymara con el Dr. Freudenthal merecen un gran respeto y reconocimiento pues son ellas las que brindan su sabiduría para alcanzar la calidad de los mecanismos, asunto sobre el cual el pediatra no tiene la más mínima duda ya que el tiempo y los resultados positivos así lo avalan.

En general, cuando se habla de los indígenas, la referencia es histórica y  en muchas ocasiones muy crítica por seguir apegados a su cultura tradicional.

Y si bien es cierto que esa es una realidad, también lo es que, gracias a esa misma cultura, son muchos los que le deben la vida a quienes son tan criticados.

El respeto a las diferencias, el amor por las raíces, la empatía, identidad y confianza en el legado de la sabiduría indígena, son valores que indudablemente hacen de esta iniciativa una inspiración y ejemplo hacia un planeta de mayor inclusión e inter-relación con gente que proviene de distintos orígenes.

 

Honor a quien honor merece, y estas mujeres de la tribu Aymara son un ejemplo y una inspiración que evidencia cuan equivocados podemos estar a la hora de hacer prejuicios.

¡Feliz día!

 


FUENTES

https://www.google.com.uy/search?q=tejedoras+aymaras

https://www.efe.com › Edición América › Sociedad

www.diariopanorama.com/noticia/…/conoce-tejedoras-aymaras-arreglan-

www.cuartopodersalta.com.ar/conoce-a-las-tejedoras-aymaras-que-arreglan-elpaissemanal.elpais.com/documentos/cardiopatia-bolivia-corazone

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *