PHYLLIS OMIDO, “NO al Plomo en las Aguas de mi Gente!”

PHYLLIS OMIDO, “NO al Plomo en las Aguas de mi Gente!”

NOTA 249

A,

F.A.I (Federación Ambientalista Internacional) – URUGUAY

Grupo: Escritores de Todas las Orillas.

NEGRA

Al enterarse que su propia leche materna estaba enfermando a su bebé, y al darse cuenta que su hijo no era el único que sufría envenenamiento de plomo, se le despertó un coraje insospechado para decirle a toda su comunidad lo que le estaba pasando.

A la protagonista de nuestra nota de hoy, le sugirieron QUEDARSE CALLADA.

Ella…no acepto la sugerencia!

En 365 Días de Valentía Moral, dentro de nuestros Martes Especiales, les presentamos a la ambientalista Phyllis Omido, Fundadora del Centro de Justicia, Gobernanza y Acción Ambiental de Owino Uhuru, en Kenia.

Diapositiva7

Una ambientalista más…pensara algunos…!

Pero cuando la “ambientalista” es una mujer que alza su voz contra la “corrupción tóxica” en un poblado rural del continente africano, estamos hablando de “palabras mayores”.

La valiente Phyllis nació en Kenia en 1978; estudió en la Universidad de Nairobi, y se dio a conocer por la defensa de los barrios pobres de su país contra el envenenamiento por plomo del medio ambiente.

Diapositiva2-001

Su pueblo, Owino, está situado en una zona que es extremadamente atractiva para el próspero negocio industrial extranjero del reciclaje del plomo.

Éste constituye el principal componente de las baterías para vehículos, y es uno de los metales más tóxicos del planeta.

La fábrica que existe en Owino extrae el plomo de las viejas baterias que son llevadas en grandes cantidades a Kenia, fundiéndolo o derritiéndolo en forma incorrecta.

Diapositiva4-001

Ya que el trabajo de desmantelar las baterías se hace en forma manual y el ácido que contienen se bota en los caños de los ríos cercanos al poblado, que son utilizados por los habitantes para lavar, cocinar y limpiar.

Las cubiertas plásticas de dichas baterías son quemadas al aire libre con el agravante que el humo contamina el ambiente.

Regularmente el plomo extraído se recupera por la noche para evitar ser detectados por los sistemas de seguridad del estado.

rio

Como consecuencia de todas estas sustancias toxicas que terminan consumiendo los habitantes, las mujeres sufren de abortos, y los niños se enferman por los altísimos niveles de plomo en sangre, 90 veces superiores a los límites marcados por la Organización Mundial de la Salud.

En el 2008, Phyllis llevó adelante una de las mayores demandas colectivas de la historia de Kenia en contra de una fábrica considerada ilegal por las autoridades de su país, la cual contaminó su localidad con sustancias químicas muy peligrosas para la salud.

Ella se percató de este terrible hecho, cuando su hijo se enfermó.

Diapositiva2

La Junta Directiva de la empresa le exigió silencio, pero la valiente mujer se negó a “acatar la orden”, por lo que fue despedida.

Con la ayuda de un pastor local, fundó el Centro de Justicia, Gobernanza y Acción Ambiental, para luchar contra la Contaminación ambiental de su comunidad y proporcionar un ambiente limpio y seguro a los ciudadanos.

Si bien al comienzo fue detenida y acosada para que no hablara, apenas le fue posible continuo batallando junto a su comunidad, y tras ocho años de cierres y aperturas de la fábrica de plomo, logró la clausura final en el 2014.

Diapositiva10

Los responsables de la fábrica se  marcharon de Kenia y hasta el día de hoy, el poblado no ha recibido las indemnizaciones que exige la ley por los daños causados a la salud.

Phyllis Omido hace la diferencia inspirada en un ideal de justicia, alzando su voz para decir NO a la contaminación ambiental y toxica, en un continente donde la fatalidad se toma con resignación.

En el 2015, recibió merecidamente el Premio “Goldman 2015 África”, que reconoce a las personas que trabajan para mejorar el medio ambiente, y demuestra que los problemas ambientales lejos de ser locales, son internacionales.

Diapositiva6

La keniana, al lado de las mujeres de su región, prosigue en la búsqueda del tratamiento y compensación de los afectados, aún en la lentitud de la justicia.

El haber alzado su VOZ, ha estimulado a muchas otras mujeres a que la acompañan en su iniciativa.

Los bebés que nacen en la región de Owino Uhuru continúan librando su batalla por respirar un ambiente libre de contaminación.

Diapositiva1-001

Es fundamental la defensa de la vida y el apoyo a quienes sobreviven en circunstancias adversas.

El que una situación ocurra “lejos” de nosotros, de nuestras realidades, no es una justificación para ser pasivos o indolentes.

El planeta requiere de individuos con una conciencia más despierta sobre la importancia de cuidar el medio ambiente, y al “otro ser humano”.

NO

Phyllis Omido es una referencia inspiradora.

Tú también puedes hacer la diferencia en tu contexto.

La Tierra nos lo esta “pidiendo a gritos”.

Feliz día!

NOTA: LOS INVITAMOS A VER ESTE VALIOSO VIDEO QUE EVIDENCIA LOS DAÑOS OCASIONADOS POR LA CONTAMINACIÓN DEL PLOMO EN EL PLANETA.

FUENTES

www.goldmanprize.org/recipient/phyllis-omido/

Agencia EFE, con información del European Journalism Centre (EJC)

http://www.lanacion.com.ar/1934071-un-poblado-rural-contra-la-corrupcion-

www.masivaecologica.com/articulo-phyllis-omido-premio-goldman-2015-

www.democracynow.org/es/2015/4/22/kenyan_mother_wins_goldman_prize_

 

 

 

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *