“¡COCO BONGO”, Polémico! Tras el Terremoto en México… ¿Por la Mañana Escuela y en la Noche Bar-Restaurant? ¡Polémico!

“¡COCO BONGO”, Polémico!

Tras el Terremoto en México…

¿Por la Mañana Escuela

y en la Noche Bar-Restaurant?

¡Polémico!

NOTA 327

A,

Robert Díaz

Grupo: Libertad de Expresión.

 

 Nuestra video-nota de hoy, por supuesto a mucha menor magnitud, que el fútbol, está generando pasiones encontradas en México, y hemos querido compartir la noticia con ustedes de manera neutra para conocer además su opinión. 

 

El mes pasado ocurrió en México el terrible fenómeno natural catastrófico que destruyó la vida de muchísima gente, no solo a nivel físico, sino en distintas áreas, entre ellas la educación.

Y así surgen diversas historias, iniciativas improvisadas para paliar, aliviar en lo posible la tragedia de los sobrevivientes. Hoy les presentamos un caso.

Cada uno sacará sus propias conclusiones.

Nos encantaría que las compartieran en nuestra página.

¨Coco Bongo¨ es un audiovisual publicado por la agencia de prensa internacional EFE a mediados de este mes de noviembre.

 

En el podrán observar la iniciativa de los esposos Nelmi Roselis Trejo y Carlos Antonio López, dueños del Bar Coco Bongo, en el Municipio Juchitán al sur de México.

La pareja tomó la decisión de ofrecer su local en horas del día para que los niños de la comunidad no siguieran “a la deriva”, tras el sismo que dañó más de 1.140 escuelas de la región dejando sin clases a miles de estudiantes.

De acuerdo con las palabras del matrimonio,” no le veían sentido a que los niños estuvieran viendo todo el día televisión…Deseaban ayudar”, y fue así como 30 días después del terremoto pasaron del pensamiento a la acción.

Limpiaron y dispusieron un espacio dentro del bar.

 

La idea ha sido criticada por mucha gente pues en la noche el lugar sigue funcionando como bar-restaurante, ante lo cual los propietarios del mismo afirman “que su anhelo es contribuir, y no quieren claudicar en lo que ya comenzaron, pues la ayuda oficial ha tardado en llegar”.

Los maestros que toman parte en esta algo inusual experiencia pedagógica, comentan que han aprendido mucho de los estudiantes, ya que éstos “parecieran ser expertos en terremotos. Están al tanto del lugar del epicentro, magnitud y duración”.

Con base en ello, adicionalmente a las clases, se les está brindando apoyo psicológico a los chicos y también a sus padres.

 

Comenzaron con 18 alumnos, y ahora asisten 35 niños y niñas entre 5 y 12 años, quienes toman clases en el patio del negocio.

Una maestra de educación básica, un maestro de inglés, un psicólogo y un maestro de pintura tienen a su cargo impartir las lecciones en el mismo “Coco Bongo”, el bar-escuela, o escuela- bar, que aparentemente desean conservar después que termine la emergencia con un proyecto nuevo, ofreciendo lecciones de arte, música, pintura, danza, guitarra con clases por la tarde, ya que hasta ahora han sido las más solicitadas por los estudiantes.

Para los investigadores de las “respuestas ante las crisis de emergencia como los terremotos o desplazamiento humanos por las guerras”, tener la capacidad de reaccionar de manera oportuna es un acierto para las comunidades pues permite salvar vidas del efecto post-traumático.

 

Señalan que tras una catástrofe natural los individuos tienden a huir o a deprimirse.

Esta afirmación estaría en la balanza a favor de la decisión de Nelmi y Carlos.

Están siendo empáticos y solidarios con los mas chicos, el futuro del país.

Solo que lo están haciendo desde un local que cada noche sigue funcionando como bar.

¿Cómo lo percibes tu su iniciativa?

¿De manera positiva?

¿Negativa?

¿Alguna acotación al respecto?

Cada cabeza es un mundo…

¡Feliz día!

 

FUENTES

https://www.efe.com › Edición USA › México

https://www.infobae.com/…/conoce-el-bar-mexicano-que-funciona-como- noticieros.televisa.com/historia/…11…/conoce-bar-mexicano-que-manana-

https://www.latinlife.com/article/…/el-bar-mexicano-que-por-la-manana-es-

 

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *