SAM Y EDWARD: LA MÚSICA, ¿UNA POSIBILIDAD SUBLIME FRENTE A LA DEMENCIA SENIL O EL ALZHEIMER?

 SAM Y EDWARD: LA MÚSICA,

¿UNA POSIBILIDAD SUBLIME FRENTE A LA DEMENCIA SENIL

O EL ALZHEIMER?

NOTA 158

A,

A.R.

Soledad García

Zoreli Figueroa

Ender Arteaga

Joel Martínez

 

Quienes nos siguen a diario en esta página, saben que tenemos debilidad por las notas relacionadas con la Música.

La música desde diversas perspectivas…

¿Por qué?

Porque la encontramos “sanadora”, porque es un vehículo que nos conecta con los recuerdos, con otras personas, con nuestro “yo interno”, que “habla por nosotros”, marca épocas, y podríamos mencionar muchas razones más.

De ahí que hayamos realizado decenas de video-notas en las que la música juega un rol fundamental.

No obstante, la que les traemos hoy, nos ha conmovido de manera particular…

Algunos integrantes del equipo sienten que es una de las más sublimes video-notas que hemos compartido en la página.

En 365 Días de Valentía Moral les presentamos el cortometraje “La Mágica Conexión por la Música”, que narra la emotiva y real historia de Sam Kinesella y Edward Hardy, desde un Hogar de Ancianos en Inglaterra.

 

Uno de ellos tiene 93 años y el otro…30!

El corto realizado por UNITED  en el 2016 y subtitulado en exclusiva para nuestros seguidores, es una joya audiovisual que con seguridad verán más de una vez, y querrán difundir entre amigos y conocidos, pues es sencillamente sublime!

El impacto positivo que recibió Hardy ha sido considerado como único según las agencias internacionales de noticias por ser un potente mensaje sobre la música y el espíritu humano.

Estudios recientes demuestran que la música constituye una fuente de recuperación de recuerdos de experiencias positivas.

Pareciera que las personas que sufren de demencia, tienen la capacidad de “procesar la música”, incluso después de haber perdido la capacidad de “procesar el lenguaje”.

Más aún, los especialistas afirman que la música puede ser una vía para la conexión con la propia identidad, lo cual podría activar la memoria biográfica y las emociones asociadas con aspectos positivos en aquellas personas con demencia y Alzheimer.

No sabemos si el joven Sam Kinsella estaba al tanto de estos estudios cuando entró al Ancianato para ganarse un dinero extra.

Lo que si podemos concluir sin temor a equivocarnos, es que el muchacho poseía un valor fundamental, la empatía, y fue ese el motor que permitió que todo la magia sucediera.

No les anticiparemos nada acerca del potente video, para que se emocionen a medida que Sam va contando la historia, desde su llegada al Hogar de Ancianos y su primer encuentro con Edward Hardy.

 

Ayer nuestra nota fue acerca de un individuo, uno solo, que hacia la diferencia en  Sudán y hoy hablamos de otra persona, una sola, que también logra hacer la diferencia en la vida de muchos así como en la suya propia.

Ello nos vuelve a demostrar que en muchas ocasiones una persona puede cambiar su contexto para bien.

Ello con base en su sensibilidad por otros seres humanos.

 

Hacer la diferencia no tiene que ver con gastos, con sacar dinero del bolsillo, sino está ligado a la compasión, la solidaridad, el respeto, la empatía, la inteligencia emocional.

Se puede resumir con el Sentimiento de Amor Universal por los seres vivos, ya sean humanos, del reino animal o vegetal y hacer acciones que ayuden a su bienestar, protección o seguridad.

Regresando a la nota de hoy, la ciencia está investigando intensamente y esperamos ansiosos a que llegue pronto el día en que se descubra la prevención y cura de algunas de las complejas enfermedades a nivel cerebral.

Mientras ello sucede, podemos intentar el uso de la música, que ha demostrado dar excelentes resultados en el logro de una conexión con recuerdos positivos en la memoria de las personas con demencia.

El amor acompañado de la música genera instantes de felicidad que pueden contribuir al bienestar del enfermo, pero también a un mejor vínculo familiar, así sea de manera intermitente.

La acción de Sam Kinsella es un canto de esperanza y optimismo que está al alcance de nuestras manos, ya que para el espíritu humano no hay nada imposible, solo depende de nosotros querer aportar una pequeña cuota de nuestro tiempo para alegrar a quienes tanta falta les hace.

Les garantizamos que la satisfacción que sentirán ustedes, será mayor que la de los receptores de sus buenas acciones.

Vale la pena con creces!

Feliz día!

FUENTES

www.bbc.com/news/uk-england-somerset-35306155

www.mirror.co.uk › News › Real Life Stories › Dementia

https://es-la.facebook.com

 

 

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *