OSCAR Y NINA, “El Amor es Tango, y el Tango es Amor, a Cualquier Edad”.

OSCAR Y NINA,

“El Amor es Tango,

y el Tango es Amor, a Cualquier Edad”.

NOTA 244

A,

Susana Rodríguez

Grupo: argentinos en el Mundo.

 

Bailemos este tango, vida mía,

y luego otro,

y otro más,

en un abrazo eterno

que nos haga entre nubes flotar.

Si para bailar el tango se requieren dos,

estando tú y yo juntos,

ya está lo principal.

Silvia Garza

 

Para bailar un tango “sentido”, dicen los expertos que hacen falta, además de dos personas, tres condiciones: pasión, amor y alma.

Nuestros invitados de hoy saben mucho de todo ello.

Estando prácticamente en la novena década de sus vidas, bailar casi a diario juntos al ritmo del tango, los emociona a tal punto que se han convertido en una referencia para los más jóvenes.

“Historia de Amor”.

Así se titula el video que compartimos con ustedes, y que nos permite conocer la sublime historia entre Nina Chudoba y Oscar Brusco, participantes del “Mundial de Tango 2017”, realizado este mes de agosto en Buenos Aires, Argentina.

 

El audiovisual fue editado y publicado recientemente por la agencia de prensa internacional Aj+.

Oscar y Nina son conocidos en Buenos Aires como los “Señores del Tango”, apodo que aprecian y admiten con serenidad cuando Oscar dice con la espalda recta y listo para bailar: “Somos la esencia del tango”.

Caminar y cruzar, andar… nada de giros entre las piernas.

Ese es su estilo. 

 

Nina, de 82 años, es hija de inmigrantes polacos que se establecieron en Valentín Alsina, una de las mejores zonas de tango de la capital argentina.

Le alegra ver a la gente joven bailando tango nostálgico, ese que fue la llama que encendió el amor entre Oscar y ella.

“Respiramos tango, nos enamoramos del tango y nos reímos de tango”, dice.

“He estado bailando desde 1945.Tengo mucho kilometraje en el tango”.

 

Oscar de 93 años todas las mañanas hace media hora de bicicleta. Nació en el barrio porteño de Parque Patricios y ya desde jovencito empezó a practicar el tango. Trabajó en su negocio de carne mientras formaba a su familia. Ya estaba viudo cuando conoció a Nina.

Ambos vivieron la verdadera esencia de esta danza en la década de 1940, cuando toda la Argentina lo bailaba.

Hoy por hoy, parejas de Rusia, Hungría, Japón, Indonesia, Chile y Rumania les piden consejos, autógrafos y hasta fotografías junto a ellos.

 

La ilusión es lo que mantiene vivas a las personas.

En el caso de la gente de la tercera edad, esto adquiere aun mayor relevancia.

La práctica del canto, el baile o el arte, se convierten en un elixir de la vida, una razón para continuar…

Nuestros protagonistas de hoy admiten que para ellos bailar es una “necesidad” vital.

 

Sus motivos pasan por el lado emocional, sin embargo bien sabemos que al practicar su baile, también se están beneficiando directamente con el ejercicio físico, y mentalmente, al tener que utilizar su memoria para recordar los pasos, y su creatividad para “inventar” sus coreografías.

En medio de tantos conflictos que nos rodean, una historia sencilla sobre una pareja de ancianos que se enamora bailando tango y continua haciendolo dia a dia, es recibida con alegria, sonrisas y goce como anticipo del comienzo del fin de semana.

Feliz día!

 

 

FUENTES

www.corriere.it/…/tango-buenos-aires-oscar-nina-8bc

www.huffingtonpost.it/…/oscar-brusco-e-marina-chudoba-i-pensi.

https://actu.orange.fr/…/oscar-y-nina-le-tango-de-la-deuxieme-jeu

www.radio3.rai.it/…/ContentItem-9dae8487-9

https://www.poemas-del-alma.com/blog/mostrar-p

 

 

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *