GUSTAV KLIMT, El Arte de Descubrir el Tierno y Apasionado Poder de la Fuerza

 GUSTAV KLIMT, El Arte de Descubrir el Tierno y Apasionado Poder de la Fuerza Sexual Femenina.

 

 

A,

Ariel Paulete por compartir el video.

Grupo: Amantes del Arte Judio

 

Gustav Klimt's , Art works

Gustav Klimt's , Art works – <3

Posted by Gustav Klimt on Tuesday, April 17, 2018

 

“Todo arte es erótico”.

Gustav Klimt 

Ocurrió en el año 2006. María Altmann, la dama de 90 años, residente de Los Ángeles, suspiró aliviada. Tras siete años de batalla, finalmente había logrado recuperar el cuadro de su tía. El Gobierno austriaco se lo devolvió. “El Retrato de Adèle Bloch-Bauer“ había retornado a la familia. 

Pintado en 1907, y convertido en uno de los grandes iconos de la pintura del siglo XX, había sido robado por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial y más de 50 años después, le estaba siendo devuelto a la sobrina política de la dueña del cuadro, y rostro de quien poso para el artista.

Hoy, en 365 Días de Valentía Moral, honramos al notable pintor Gustav Klimt, nacido en Austria, dentro del seno de una familia relativamente humilde, en la cual el padre, Ernst, de profesión orfebre, orientó a sus hijos varones hacia su mismo camino profesional.

El video lo compartimos desde Art Works y es un regalo para los sentidos.

A los 14 años, gracias a su talento, Gustav recibió una beca para estudiar en la Escuela de Artes y Oficios de Viena, donde se formó hasta 1883, como pintor y decorador de interiores, influenciado por el Clasicismo de quien admiraba: el pintor que estaba de moda, Hans Makart.

Cuatro años más tarde, comenzó con la “Compañía de artistas”, una sociedad con su hermano y un amigo, en la cual gestionaban encargos modestos, y colaboraban como asistentes de su profesor en la decoración del Kunsthistorisches Museum de Viena.

Image result for klimt

Fueron muchos los reconocimientos que recibió el joven Gustav en esa década, en la que se ganó el respeto y la admiración de la exigente y entendida sociedad vienesa, convirtiéndose en “el elegido de los elegidos”. Cuando le encomendaron trabajos para la Universidad de Viena, Klimt se negó a seguir la línea que intentaron imponerle, y se apartó  del proyecto. La firme actitud con la que enfrentó aquella batalla, le dio mayor fuerza a su expresividad artística y convirtió a Klimt en el pintor reconocido que se trascendió a sí mismo.

Tras la ruptura con el sector oficial, en 1877 concretó el su sueño de independencia y Libertad: la creación de la Secesión de Viena, un movimiento formado por artistas que  luchaban  por imponer un arte libre de ataduras, despojado de tapujos y lograr algo propio, sin caer en la imitación de lo foráneo, mientras seguían siendo fuente de inspiración y análisis en Viena. Gustav Klimt fue el primer presidente del movimiento.

En su obra, rompió radicalmente  con el lenguaje clasicista, tanto en la forma como en el contenido, y dio rienda suelta a su imaginación inspirado en el movimiento simbolista que recién había descubierto.

“Fueron los pechos y las nalgas de esas bellas mujeres desnudas de cabellos largos y ondulantes, con su mirada firme y tierna dirigida al espectador, lo que escandalizó a toda una aristocracia intelectual hipócritamente sobria y pacata, a los poderosos que frecuentaban los mismos burdeles en los que se lo pescaba a Klimt in fraganti  y que luego le bajaban el pulgar a la hora de reconocer su talento.

 

De esa ruptura con lo que se esperaba de él, surge su etapa dorada y la aceptación del público. En sus pinturas se despliega su pasión por los mosaicos bizantinos, la influencia del japonismo, tanto en la indumentaria como en las formas, los colores vívidos y la luminosidad, la enormidad de sus cuadros, y su ansia por convertir cada obra en una alegoría poética en sintonía con otras manifestaciones artísticas geniales”.

El abrazo entre el hombre y la mujer se convirtió también en un motivo recurrente en su obra, y se catapultó a la gloria con “El beso”, “una oda a la humanidad”, combinación perfecta entre oro, plástica y expresividad, una obra monumental de carácter simbólico que representa la unión mística, lírica y carnal del hombre y la mujer.

Algunos se refirieron a esta obra como “La Placenta del Universo”.

 

“Los retratos de Gustav Klimt capturan la esencia de una femineidad que empezaba a asomar, igual que un nuevo mundo: la nueva clase de mujer desafiante, extrovertida, sensual y tentadora no solo por su cuerpo sino por su elegancia, su gusto por los adornos y su conexión profunda con un mundo líquido, subterráneo, etéreo y erótico que tan bien supo plasmar en sus retratos  femeninos vestidos o al desnudo”.

Image result for klimt

Lo que más llama la atención, es su penetrante visión del mundo femenino. Sus mujeres son imágenes sensuales y tiernas a la vez.

Mujeres al desnudo, en una desnudez que no ofende, que no perturba, sino que devela y coloca en un trono, el tierno  y apasionado poder de la fuerza sexual femenina.

Gustav Klimt es un claro ejemplo del artista celebrado en sus días, olvidado e inclusive rechazado después de su muerte, y recuperado  años más tarde para ser colocado en uno de los pedestales más altos del arte del siglo XX. Sus pinturas, confiscadas por los nazis por ser consideradas “arte degenerado”  hoy son súper reconocidas; a 152 años de su nacimiento, ha sido festejado con grandes exposiciones en Viena y  en otras partes del mundo.

En 2006, destronó a Pablo Picasso y su obra ”Chico con Pipa”, convirtiendose su cuadro, Adele Bloch-Bauer I- al que nos referimos al comienzo de la nota- en el mejor pagado en una subasta hasta entonces. Ronald S. Lauder, co – fundador de la Neue Galerie de Manhattan, el Museo neoyorquino dedicado al arte alemán y austriaco, llama a este cuadro su “Mona Lisa”.

En el 2013, en una “especie de revancha artística”, el maestro Picaso volvió al puesto de honor, con su obra Le Rêve (El Sueño), que desplazo a Klimt a la segunda posición.

Gustav Klimt rompió esquemas en el mundo artístico de finales del siglo diecinueve y a comienzos del veinte, cuando se impuso al frente de la corriente que aspiraba a regenerar el arte en profundidad.

 

Image result for klimt

Hizo caso omiso a los repetidos rechazos de la gente de la época, no transó con la hipocresía, la ignorancia, y el miedo a ser auténtico, respecto a lo que él visualizaba como arte y belleza.

Gustav Klimt hizo la Diferencia, y tuvo la Valentía de Vivir a plenitud a través de su Arte. 

Feliz dia!

 

 

FUENTES:

ElPaís.es

Bridegeman Blog

fernanda-abocadejarro.blogspot.com.ar

Función.Lenguaje.com

Reuters.

Sidney morning Herald

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *