DÍA 316: EFUA DORKENOO, “MAMA EFUA”, Murió Diciendo, “NO a la Mutilación Femenina”.


Tenemos que celebrar la cultura y vivirla, siempre y cuando no viole los derechos de otro ser humano. El abuso a las mujeres, no se puede esconder detrás de la cultura o el color de la piel.
Efua Dorkenoo

A,
Mama Efua,

Honor, a quien honor, merece.

Hoy en 365 Días de Valentía Moral, rendimos tributo a Efua Dorkenoo,  llamada cariñosamente Mama Efua, considerada la madre del movimiento mundial, para poner fin a la mutilación genital femenina.

El 18 de Octubre de este año, nuestra aliada y querida Mama Efua, hizo su tránsito a la eternidad.

Nacida en Cape Coast, Ghana, el 6 de septiembre de 1949, Fua emigró a Inglaterra en la década de los 60, donde formó familia, con su esposo,dos hijas y dos hijastras. Allí encontró trabajo como enfermera, y fue ejerciendo ese oficio, que presencio la agonía de una mujer, que estaba por dar a luz, y había sido objeto de la mutilación femenina.



“Una experiencia inhumana que jamás había visto, era algo totalmente contra natura”.

En ese momento, comprendió la gravedad del problema, y las consecuencias dramáticas que podía traer a sus víctimas, y DECIDIÓ combinar su trabajo, con el activismo.

Lanzó las primeras campañas globales de concientización acerca de esta tortura a la que son sometidas las niñas en diversos lugares del mundo, y dedicó el  resto de su vida, a educar a la sociedad, sobre los efectos de esta violenta práctica, con la meta de ponerle fin a la misma.  

“¿Cómo se puede convencer a una madre o abuela a no practicar la ablación a una niña, si ellas mismas están convencidas?

– “Es muy importante tratar de explicárselo, pero en mi experiencia, es imprescindible que el Gobierno intervenga, y que diga que esto es inadmisible, y que si se realiza la práctica, habrá una penalización.

Por ejemplo, en Burkina Faso, el Gobierno ha establecido un sistema que se llama “Teléfono SOS”: si cualquier persona sabe que una niña va a sufrir la mutilación, pueden hacer una llamada gratis y la policía llegará inmediatamente para pararlo.

Esto sería absolutamente necesario en todos los países.

En algunas regiones, se hace la mutilación en grupo, en determinados periodos del año, y las comunidades, por supuesto, saben cuándo va a ocurrir; así pues, los gobiernos podrían perfectamente acudir en esos momentos, podrían ayudar a las comunidades a realizar el tránsito de la niña a la mujer sin la mutilación, podría ser una celebración sin mutilación”. 

Las líneas anteriores corresponden a una de las tantas claras respuestas de Dorkenoo, a las muchas preguntas naturales que le realizaban durante su “cruzada” contra la mutilación, en este caso, fue en una entrevista en España, en 2010.

Gracias a los esfuerzos, de esta valiente africana, fue prohibida la mutilación genital en Gran Bretaña y, tiempo después, en Estados Unidos.

Durante 30 años, fueron grandes las luchas que llevo a cabo Mama Efua, por la causa. Hizo todo y más!

Desde escribir el libro, “Cortarla Rosa: La Mutilación Genital Femenina”, seleccionado por un jurado internacional, en 2002, como uno de los 100 mejores libros africanos del siglo XX, continuando con su participación de la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, y gritarle al mundo entero, que la mutilación genital no era una cosa de mujeres africanas, sino un ataque directo a los derechos humanos, y siguiendo por ser consistente en su planteamiento, que para terminar esta práctica de tiempos de la barbarie, había que cambiar la sociedad.

He allí la mayor de sus muchas valentías!

“Sin pelos en la lengua”, Mama Efua, expreso, “que muchas veces los sistemas de creencias religiosas, culturales e ideológicas, justifican la violación de los derechos esenciales de las personas”.

“La Mutilación Genital Femenina, es una enorme violación de los Derechos de la mujer, y no debería existir ningún tipo  , entre la cultura de un país y las prácticas dañinas”.

Estas declaraciones le trajeron muchos enemigos, pues al ser una costumbre muy arraigada, a menudo provocó la ira de los tradicionalistas.

No obstante, y a pesar de que su lucha fue difícil,  nuestro personaje, jamás se rindió.

Su trabajo fue dando sus frutos con el tiempo, no los que ella y todos hubiésemos deseado, pero sembró el camino para que muchos sigamos batallando por la causa.

“No hay tiempo para descansar mientras se siga abusando así de los niños. Tenemos que salir y ayudar a las familias a liberarse de esta cruel práctica”, explicaba la defensora nacida en Ghana.



Ella Eligió y decidió consagrarse a una vida, que le permitiera comunicar, en primer plano, las voces de las sobrevivientes,  quienes la acompañaban a las reuniones dedicadas al tema.

La lucha continúa. 
Más de 130 millones de niñas y mujeres han sido sometidas a la mutilación en los 29 países en los que son más frecuentes.

Pero, como decía Mam Efua, “gota a gota, se hace un océano”.

Fua Dorkenoo, Hizo la Diferencia! y sus Enseñanzas y Vida son y serán motivo de inspiración para muchos.

Una vez más, desde 365 Días de Valentía Moral, invitamos a todos nuestros seguidores, a convertirnos en las voces de aquellos que no pueden hablar, a aportar  una gota más, a ese océano, que esta gran mujer soñó alcanzar algún día.

Recibe todas nuestras actualizaciones en tu E-mail


FUENTES
el mundo

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *