DÍA 96: JOHN GRAY, Los Hombres son de Marte y las Mujeres de Venus, Siempre Vigente…

Cuando los hombres y las mujeres son capaces de respetar y aceptar sus diferencias, el amor tiene entonces la oportunidad de florecer.
John Gray

…. Erase una vez unos marcianos y unas venusianas que se conocieron, se enamoraron, y fueron felices porque respetaron y aceptaron sus diferencias. Luego vinieron a la tierra y olvidaron que pertenecían a diferentes planetas….
¿Y qué ocurrió? ….

Precisamente, esa es nuestra invitación de hoy en 365 Días de Valentía Moral, des-cubrir qué ocurrió en esta interesante historia, a través de la fascinante obra del Dr. John Gray, quien es Psicólogo especializado en terapia de pareja, e internacionalmente reconocido como experto en comunicación, relaciones y desarrollo personal.

Los libros de Gray enseñan que los hombres y las mujeres somos intrínsecamente diferentes en nuestra psicología y que la armonía entre lo sexos se consigue mediante el reconocimiento y la aceptación de esas diferencias, en lugar de tratar de borrarlas.

Mujeres y hombres, parecemos proceder de distintos planetas. Somos biológicamente similares, usamos las   mismas palabras, compartimos el mismo espacio geográfico; pero nuestros códigos de comportamiento (lo que queremos expresar con nuestras palabras) y nuestros valores existenciales son distintos.

El Dr. Gray ha dirigido seminarios de desarrollo humano durante casi tres décadas, y participa asiduamente en programas de radio y televisión, además de colaborar en la prensa escrita. 
Ha escrito 17 exitosos libros (más de 50 millones de ejemplares en todo el mundo) y entre cuyos títulos destaca, “Los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus”, clásico indiscutible sobre el vínculo de pareja y a través de cual se nos brindan pistas sencillas para conocer realmente que pasa con los marcianos y venusianas que se enamoraron y aceptaron sus diferencias.



Con la excelente trayectoria profesional del Dr. Gray, no hay dudas que este libro, editado en 1992, aún tiene una significativa repercusión en muchísimos lectores del mundo, transcurridos 22 años desde su primera edición. La razón para ello, es que el mismo alude a situaciones muy sencillas y aparentemente obvias que ocurren entre nosotras y nosotros, mujeres y hombres.

Por mucho que no querramos reconocerlo, la incomunicación, la incomprensión y, lo que es peor, la mala interpretación de palabras o comportamientos, acaban apagando  la pasión amorosa que en algún momento, la pareja considero inextinguible. 

A continuación haremos una síntesis de los aspectos más importantes que presenta Gray, y que podrían sernos útiles en nuestras relaciones: 
   
-La queja que con mayor frecuencia manifiestan los hombres acerca de las mujeres, es que ellas siempre están intentando cambiarlos. Cuando una mujer quiere a un hombre, se siente responsable de contribuir a su crecimiento e intenta ayudarle a mejorar su modo de hacer las cosas. Ella cree que le está ayudando, y él que le está controlando. Lo que él desea de la mujer es aceptación.

-Para un hombre, el primer paso para aprender a dar más,consiste en darse cuenta de que no está mal cometer errores, que está bien tener fallos y que no es preciso tener respuesta para todo.

-Las mujeres se interesan muchísimo por mejorar a nivel personal, en la espiritualidad y todo cuanto constituya un modo de cultivar la vida, la curación y el crecimiento. Son muy intuitivas. Para ellas, ofrecer ayuda no es una ofensa, ni necesitar ayuda una señal de debilidad. El que alguien le ofrezca ayuda, es una gentileza más, y hace que se sienta amada y halagada.

 -Los hombres y las mujeres hablan, y hasta dejan de hablar, por razones distintas.

Lo cierto es que no son las diferencias y los desacuerdos los que hacen daño, sino el modo en que los comunicamos. Muchas veces no estamos conscientes de que somos diferentes y pensamos que el otro actuará como nosotros lo haríamos; de esta manera,  en ocasiones, podemos lastimar a nuestras parejas sin saberlo.

A manera de conclusión, señalamos que la obra de Gray ha sido llevada al teatro.“Los hombres son de Marte y las mujeres de Venus”, lleva siete años representándose en Francia, de la mano de Paul Dewandre, su intérprete y adaptador en francés. Y en Madrid,es presentada en el Teatro Fígaro.

Gray, a traves de sus lineas nos invita a comprender que en las relaciones entre hombres y mujeres, ninguno es mejor que el otro, ambos suponen un equilibrio y una estabilidad necesarias.  Ha recibido halagos y críticas, sin embargo es innegable que los conceptos por el emitidos, resultan útiles por describir de manera práctica, patrones típicos de comportamiento entre las mujeres y los hombres.



Es este precisamente su valor. El psicólogo dio en el clavo, ofreciendo soluciones sencillas, ingeniosas y verdaderamente útiles, en la comprensión de los modos diversos de comunicación entre hombres y mujeres, y sus encontradas necesidades emocionales.

Un acto de valentía en un académico: Simplificar  y hacer más accesible la ciencia de la Psicología, para hacernos la vida más armoniosa.

Recibe todas nuestras actualizaciones en tu E-mail

FUENTES

EUROPAPRESS

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *