En esta página de Valores, otro de mis temas favoritos es el de los “héroes cotidianos y anónimos”, aquéllos que sin hacer mucho ruido ni tanta algarabía, y mucho menos buscando dinero o publicidad, hacen el bien pues les nace del corazón.

Este es el caso del protagonista de la video-nota de hoy.

Si bien el corto está en inglés únicamente, bien vale la pena observarlo.

Wally Richardson es un veterano de 94 años que se unió a la Marina de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, fue piloto de combate en la Guerra de Corea, y posteriormente se dedicó a ser piloto para la línea aérea United Airlines.

 Todo un servidor a su patria que a sus casi cien años sigue sirviéndole. solo que ahora a través de sus breves pero constantes encuentros con los adolescentes de una escuela en California.

Le gusta enseñar lecciones de vida a los chicos, antes de que se vuelvan “demasiado geniales” para escuchar.

Durante los últimos 10 años, Wally Richardson, apodado por los alumnos como “Mr Knuckles”, ha estado en la entrada de instituto educativo Marina Village, en El Dorado Hills, California.

Cuando Aubrey, una de las estudiantes de esa secundaria se molestó consigo misma pues se le había olvidado decirle a su madre que la dejara por la calle que baja hacia la escuela, la mamá se extrañó y quiso saber la razón para tanta decepcion de su hija. 

Entonces la chica le explicó que quería “hablar con el lindo y pequeño anciano” antes de ir a clase.

¿Un lindo y pequeño anciano? ¿Un extraño?

Gina se quedó algo intranquila y le preguntó a la niña quien era ese señor, quien le respondió: