THICH NHAT HANH, Aprendiendo “El Arte de Estar Despiertos”

Día 175: 

“Estoy en la búsqueda de mi mismo”. Cuantas veces has escuchado a alguien decir esta frase?
Y cuántos son los que se quedan en el “intento de encontrarse a si mismos”?

Nuestro personaje del día de hoy, nos invita a que seamos conscientes del gozo de la vida en cada acto. Con sencillez. Con humildad. Con atención, y nos da la técnica para lograrlo.

Hoy en 365 Días de Valentía Moral, reseñamos las enseñanzas de Thich Nhat Hanh, Maestro Zen (Zen, significa Meditación) poeta, activista por la paz, escritor de más de 100 libros…y con una vida, donde la palabra “extraordinaria”, se puede aplicar totalmente. Thich Nhat Hanh, también conocido como “Thay” (“maestro”, en vietnamita), nació en el Vietnam central, en 1926.

A la edad de 16 años ingresó en el Monasterio Zen de Tu-Hieu, donde se sometió a una sólida formación del budismo, recibiendo la ordenación completa en 1949.

Nuestro multifacético personaje de hoy, ha ejercido una importante influencia en el desarrollo del budismo para occidentales. Combinando su conocimiento profundo, con las ideas de la psicología occidental, formo su propio método en la práctica del Zen moderno, y ha dedicado su vida entera al trabajo de la transformación personal, para el beneficio de los individuos y la sociedad.


El currículum de este Maestro vietnamita en sumamente vasto,y enfocado siempre en la ayuda a los mas necesitados, pero en nuestra nota queremos referirnos específicamente a su actividad “El Arte de Estar Despiertos”, la cual ha desarrollado desde 1982, en Plum Village, una comunidad Budista en Francia, en donde continua prestando ayuda a los refugiados, la “gente de los barcos”, prisioneros políticos, y familias pobres de Vietnam, así como a gente de todo el mundo, que siente que lo necesita.

El “Arte de Estar Despiertos” es el entrenamiento de la capacidad de “estar en el aquí y en el ahora”, siendo conscientes de nuestro cuerpo, y de nuestra respiración.

De acuerdo con esta técnica, cuando inspiramos y exhalamos, prestando atención a lo que hacemos, logramos silenciar un poco nuestra mente, y aunque los pensamientos aparezcan, no los elaborararemos con tanta intensidad.

La enseñanza esencial de Thich consiste en estar atentos a nuestra respiración, ya que curiosamente, es el ejercicio más saludable para reducir la ansiedad y la angustia. “Saber respirar es un arte que ayuda a mejorar la oxigenación de nuestras células y, al mismo tiempo, a calmarnos y a estar en el momento presente”.

“Aprender el Arte de estar Despiertos”, es también abrazar el dolor, desarrollar una mirada más amable hacia lo que tenemos, y vivir el momento presente, lo cual nos ayuda también a mejorar la comprensión hacia el otro.


La comprensión nos hace libres de la rabia y del miedo, y es la base para querer a las otras personas y reducir la decepción hacia sus comportamientos. ”, dice Thich Nhat Hanh. No es de extrañar que esta sea un ingrediente básico para la felicidad.

Esta técnica que ofrece para que nos sintamos más felices, está apoyada en una filosofía de vida, y ha sido corroborada por la ciencia occidental, siempre más necesitada de datos.

Afirma Thich, que “al dedicar unos minutos al día a prestar atención a nuestra respiración, y a calmar un poco la elaboración de ideas, podremos conseguir resultados físicos beneficiosos, que nos ayuden a contemplar la vida de un modo mucho más amable.

Con base en este enfoque, y en la búsqueda de un mejor ambiente de armonía y bienestar de los empleados, es que las empresas están dedicando tiempo, dinero y esfuerzo, para entrenarlos en lo que se conoce como Mindfulness, “Estar alerta en el Aquí y en el Ahora”. 

Según el vietnamita, la trampa de la felicidad está en presuponer que cuando alcancemos ciertos objetivos seremos más felices,entendiendo por objetivos,más poder, más dinero, más éxito, más amor.

Sin embargo, al centramos en lo que somos, tenemos muchas probabilidades de abrazar la felicidad.

El Maestro Zen Tcich Nhat Hanh, enseña como aflojar y deshacerse de ataduras, presiones que impiden nuestra propia libertad de acción.

Junto con su técnica “El Arte de Estar Despiertos”, nos invita a caminar descalzos sobre la tierra, y que hagamos, cada día, el milagro de la vida, algo de lo que muchas veces no estamos conscientes: Un cielo azul, nubes blancas, hojas verdes, los ojos negros y curiosos de un niño, o nuestros propios ojos. Todo es un milagro. Tan simple como eso!

Tcich Nhat Hahn eligió hacer la Diferencia. Incluso, es posible que nuestro personaje haya cambiado el curso de la historia de Estados Unidos. Y no estamos exagerando!

Nos referimos al momento en el cual el Maestro Zen le pidió a Martin Luther King, que se opusiera publicamente a la guerra de Vietnam, con lo cual contribuyo al movimiento por la paz, y al mismo tiempo, lo obligó a buscar refugio político. Vive en Francia desde 1972.

En 1967, Martin Luther King, lo nominó para el Premio Nobel de la Paz.








FUENTES

– tnhspain.org/thich-nhat-hanh/
– momentopresentemomentomaravilloso.blogspot.com/
– www.laboratorio de la felicidad

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *