Día 254: FRANK DIMITRI, Vislumbró su Sueño, Respiró, Cantó y Triunfó sobre Sí Mismo. Más Vale Tarde que Nunca.

Pareciera, que lo contrario al miedo, no es la valentía ciega, sino la certeza de la conexión con lo mejor de nosotros mismos, para atrevernos a tomar una decisión, e incluso compartirla con los demás, enriqueciendo nuestras vidas y las de los que nos rodean. 

Ayer nuestra nota se refirió al OPTIMISMO INTELIGENTE, y la conclusión fue que Ser Valiente es una decisión.

Es practicamente seguro que nuestro personaje de hoy no vio nuestra nota y video de ayer, pero el y su accion constituyen toda una evidencia, que “nunca es tarde cuando la dicha es buena”, como dice aquel refrán popular.

En 365 Días de Valentía Moral, les presentamos a Frank Dimitri, quien a sus 74 años de edad, decidió enfrentar sus miedos, y participar en el famoso programa de talentos America Tiene Talento, en el cual, haciendo un despliegue de su preciosa y potente voz, sorprendió a todos, al interpretar una canción de Frank Sinatra.

Dimitri nació en 1940, vive en Estados Unidos, y toda su vida amó la música. Trabajó como bartender durante casi 70 años, y cuando se retiro de su trabajo, decidió hacer realidad su sueño de toda la vida. Nunca tuvo el valor y la confianza para perseguir su deseo de ser cantante. Y tenia una excelente razón para temer: es tartamudo!! Viendo que pasaba el tiempo, decidió que no podía retrasar más su intento de mostrar que el sabia cantar.Y lo consiguió. Fue así que se presentó al Concurso America´s Got Talent, cantó, paso a la próxima ronda, y ya cumplió su sueño de cantar ante un gran publico. 

Dimitri es “el pez” que tomo el riesgo…se arriesgo, y es un ejemplo de inspiración. Se nos recalca mucho, que es necesario ser fuerte y valiente. Y olvidamos, que incluso las personas más valientes, también tienen miedos que superar. Todos tenemos “nuestros fantasmas”, pero no son invencibles!

El miedo es una emoción que puede aparecer todos los días, y es necesario tomarlo como un aviso, y no como un enemigo. Pareciera ser que se transforma en amigo, cuando entendemos que aparece para decirnos que vislumbremos todas las oportunidades que se nos presentan en la vida. 

Dimitri, ha hecho la diferencia de una forma hermosa, sutil, y valiente, al compás del propio ritmo interno de vida; de su propia luz. 

Vio su oportunidad de lograr su sueño, soltó sus temores, y cantó a su manera, conmoviendo a todos lo que lo escucharon, sin importarle su edad y su tartamudez; compartió su talento y su amor por la música. Al fin y al cabo, eso es lo que cuenta. 

Como dice el cuento de El Principito, “el amor es lo único que crece cuando se reparte”, un valor esencial en la humanidad.

Los invitamos a disfrutar del video donde Dimitri muestra la calidad de su voz, se arriesga a los 74 anos, y triunfa. Feliz dia!

FUENTE:
Larepública.pe

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *