Niños y Ancianos Juntos, en el Asilo Más Alegre del Mundo!

Niños y Ancianos Juntos,

en el Asilo Más Alegre del Mundo!

NOTA 189

A,

Nancy Marisela Navarro

Humberto Méndez

Francisco Grijalvo

Grupo: Mayores de 50 sin Restricciones

 

En la película británica “Nuestro último verano en Escocia”, estrenada en el 2015, tres niños con mucha imaginación entablan una relación muy enriquecedora con su abuelo.

Un anciano rebelde, con aspecto y ademanes de vikingo, a quien van a visitar frecuentemente y con el cual pueden hablar, jugar y disfrutar de la naturaleza, lejos de los conflictos y tensiones de la vida diaria.

De esta manera honra el cine la importante relación entre abuelos y nietos, que se puede proyectar a ancianos y niños.

 

En la ciudad de Seattle, Estados Unidos, se está llevando a cabo una iniciativa en la cual se promueve este tipo de intercambio social que ha tenido excelentes resultados.

“Guardería y Asilo” es el título del video que les presentamos hoy.

Fue publicado por “Nation Buenas Noticias”, y en él se aprecia el experimento social del Centro de Adultos Mayores “Providence Mount St. Vincent”, el cual le dio parte de su espacio a un Preescolar, con el fin de estimular el amor, respeto y paciencia entre niños y ancianos.

 

Así crearon el “Centro de Aprendizaje Intergeneracional”, que además de cuidar a chicos mientras sus padres trabajan, da alojamiento a más de 400 ancianos en la ciudad de Seattle.

Los niños y los abuelitos conviven cinco días a la semana, realizando actividades variadas que involucran la música, el baile, juegos creativos y comidas.

 

Con los avances de la medicina, en la actualidad las personas viven más años, pero la vejez es cada vez más larga, lo que implica adaptarse a una nueva situación en donde la sociedad contemporánea presenta más desafíos.

Un ejemplo claro es el aumento en la dificultad de entablar diálogos intergeneracionales.

Las personas ‘de la tercera edad’, sufren mucho con la falta de relaciones cálidas, se sienten aisladas y solas.

Al mismo tiempo, los ambientes urbanos con sus estilos de vida acelerados y “estresados”, han llevado a que los niños también sufran, en este caso de la falta de atención de sus padres, quienes están concentrados y preocupados en sus trabajos y la supervivencia.

Recientes estudios y experimentos han demostrado los beneficios de integrar a los más pequeños con los adultos mayores.

Se produce una armonía única, que es lo que constituye la base del proyecto aquí referido.

 

Abuelos que relatan cuentos a los pequeños, dibujan con ellos, entrelazan sus manos, cantan juntos, o doblan pliegues de papel haciendo figuras, son algunos de los placeres sencillos de la vida que se ha comprobado que mejoran notablemente el buen humor de los mayores.

Fue lo que ocurrió en Seattle.

Antes que los pequeños llegaran, el asilo era un tanto depresivo, pero en cuanto los niños entraron trayendo alegría y cariño, los “viejitos” volvieron a sonreír y a evidenciar alegría, algo que el personal al cuidado del hogar no había vivenciado hasta ese momento.

 

La experiencia de felicidad obtenida ha llamado tanto la atención, que el profesor Evan Briggs de la Universidad de Seattle decidió realizar un documental sobre la curiosa relación.

El título de la película es “Presente Perfecto”, que trata sobre el vínculo entre niños y ancianos que ocupan todo su tiempo – en el aquí y en el ahora, siendo felices con lo que hacen juntos.

Algo difícil para muchos ancianos pero que en Seattle lo han logrado. Pues los mayores están  conectados totalmente con las actividades que realizan con los pequeños.

 

Cuando hablamos de gente que hace la diferencia, nos referimos a individuos como los de la iniciativa del “Centro de Aprendizaje Intergeneracional” de Seattle, quienes buscaron una manera de darle alegría a los adultos mayores a través de vínculos con niños.

Estos vínculos han traído una compañía de calidad, bienestar, alegría, conocimiento, aprendizajes, empatía y amor.

El respeto, el altruismo, la cooperación, la empatía llevada a la práctica, la generosidad, son valores tomados en cuenta en esta iniciativa que honra a los abuelos con la experiencia de sus años vividos y su sabiduría acumulada.

 

Y como ya lo hemos señalado, los niños también se benefician con la atención y los lazos de afecto que crean con los mayores.

Es decir…que todos ganan!

Queremos esperar que este video-nota contribuya a que en otros lugares se repliquen proyectos como el que hoy les compartimos.

Estamos atentos para reseñarlos en nuestra página.

Feliz día!

 

FUENTES

www.nuevodiarioweb.com.ar/…/32602-crearon-una-guarderia-en-un-asilo-de-

ttps://laopinion.com/…/una-guarderia-en-una-residencia-de-ancianos-le- http://www.focolare.org/es/news/2013/03/05/ubuntu-io-sono-perche-noi-

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *