Día 13: Mahatma Gandhi

Un Camino de Valentía Moral a través de la Política como un Acto Ético: La No-Violencia.

Cuando sea más ojo por ojo, solo se consigue que el mundo entero se quede ciego (Gandhi)

Una de las personas más fascinantes y trascendente del siglo XX es Mahatma Gandhi, quien permanece en la memoria colectiva de la Humanidad como símbolo de la acción política fundamentada en la Resistencia Pacífica.

El verdadero nombre de Mahatma Gandhi es Mohandas Karamchand Gandhi. Mahatma no es un nombre, es más bien un título que por su bondad, su sencillez y modestia le puso el pueblo indio. Lo que quiere decir Mahatma es: alma grande o alma noble. Cuando los niños indios oyen decir Mahatma, saben que se trata de Gandhi.

Gandhi emigró a Sudáfrica, en 1893, donde permaneció casi 20 años. Allí encontró que había unos 150.000 emigrantes indios, que como el resto de los asiáticos eran tratados como personas inferiores. La policía los maltrataba y les imponía impuestos excesivos; por cualquier motivo eran detenidos y les registraban sus casas o los encarcelaban.
El mismo Gandhi experimentó las humillaciones que les imponían a los asiáticos, fue expulsado de hoteles y de restaurantes, de vagones en los trenes, le lanzaron puñetazos, y puntapiés. Entonces tomó la decisión de luchar contra tantas injusticias, abusos y atropellos, y empezó a organizar a sus conciudadanos.
Los organizó en un movimiento masivo y pacífico de descontento, consistía en la no cooperación con las leyes abusivas de las autoridades y la resistencia sin violencia. Por ejemplo, si los detenían, no hacían resistencia; si los mandaban a los tribunales, no se defendían; si mandaban a cientos de ellos a las cárceles, se presentaban miles de voluntarios para que los encarcelaran.
Dos principios fueron la base de su sistema de pensamiento: LA SATYAGRAHA, “fuerza de la verdad”, del que deriva el concepto de resistencia pasiva, y LA AHIMSA, la “no violencia”. El primero, supone la búsqueda de la verdad como camino de rectitud y virtud. El segundo, la “no violencia”, deriva de la “satyagraha”, y es su consecuencia directa: la fuerza de la verdad hará que se imponga por sí misma, mediante la no-violencia.
Por ello, el daño que nos es infligido no ha de obtener una respuesta violenta por nuestra parte, sino la confirmación de nuestra posición a modo de resistencia.
Honrar la Valentía Moral de Mahatma Gandhi es un camino de aprendizaje para la No-Violencia!

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *