ARIANA MIYAMOTO, “La Nueva Miss Japón 2015”, Cuando el Racismo Quiere Imponerse a la Belleza.



DÍA 162: 

“Necesitamos una belleza pura sangre”.
“Es demasiado extranjera”.
“Es una “Hafu” (mestiza)”.

Veamos…

¿Cuáles serían las condiciones para ganar un concurso de Belleza? 

Podríamos deducir que en primerísimo lugar, el ser BELLA físicamente…¿Estamos de acuerdo? 


Además, tener una dosis de educación, de desenvoltura…simpatía…¿Si, o No?

Y también, por supuesto, haber nacido o tener la nacionalidad de país al que la joven está representando.

Ahora, la pregunta del millón: 

¿Creen ustedes que es posible alzarse con la corona en un concurso de belleza nacional, y al mismo tiempo, ser discriminada en su país?

La respuesta es sí!

“Para muestra un botón”, dice el refrán. Nuestro personaje de hoy, es la “el botón” que lamentablemente confirma, que si es posible!

En 365 Días de Valentía Moral, haremos referencia a Ariana Milanito, “Miss Japón 2015”, quien en la actualidad es el blanco de una ola de discriminación en su país…Japón, debido a que sus facciones son muy distintas a los patrones de belleza tradicionales japoneses.


Ariana nació en Nagasaki, hace 20 años. De madre japonesa, y padre afroamericano, la joven heredó una tez más bronceada de lo que es habitual en aquel país.

Con una estatura de 1,73 cms, un dominio perfecto del idioma, y del arte de la caligrafía, la chica no pensaba presentarse a este certamen de belleza.

Lo que la movió a hacerlo, fue el trágico suceso que uno de sus mejores amigos, mulato como ella, se suicidara a causa del rechazo de su entorno.



La hermosa Ariana, gano el concurso, y representará al estado Nipon, en el “Miss Universo”, pero son muchos los japoneses que no la consideran “digna de tal honor”, debido a su piel morena, en un país donde “triunfan los productos para blanquear la piel”.

“Desde que estudiaba en el colegio, mis compañeras se negaban a tocarme por miedo a que fuera a desteñir, o no querían bañarse en la misma piscina donde yo había nadado antes”, cuenta la Reina de Belleza Nipona.

Cansada de sentirse un “bicho raro”, se fue a estudiar a un instituto en Estados Unidos, y posteriormente regresó a Tokio, donde hasta la actualidad, le entregan en los restaurantes, la carta en inglés, y cuando dice que es japonesa, la gente le responde: “No puede ser!!!”…..

Es en esos momentos, cuando Ariana recuerda aun con mayor fuerza, a quien la inspiro a concursar. 


La joven sabe que su “reinado” le facilita tribunas para luchar en contra de la discriminación. 

No es de extrañar que en una sociedad tan homogénea como lo es la japonesa, se rechace lo diferente, solapándose con una tendencia al racismo, especialmente hacia los extranjeros, dado el fuerte carácter reservado de los nipones.

Para Yusuke Motoki, un músico de Sendai, la polémica sobre la nueva Miss, es mucho más simple: “El problema no es que sea negra, sino que sencillamente, no es guapa para el gusto nipón”. 



Lo cierto es que esta bella joven, ha generado una gran polémica, que le ha provisto la oportunidad de demostrar el coraje que posee, para hacer de su apariencia externa, una fortaleza interna, e imponerse por encima de las críticas y prácticas discriminatorias. 

Miss Japón 2015, hace la diferencia, en su lucha por un cambio de mentalidad, que logre terminar con la discriminación en su país.

Ella es un ejemplo inspirador a ejercer con valentía, la propia dignidad humana, otorgándole su lugar al mestizaje dentro de su país….


Es un gran reto que hasta el momento, la chica ha enfrentado exitosamente, con la cabeza muy en alto, batallando contra los esquemas tradicionales de una sociedad, que de forma irracional e injusta, quiere imponerlos y mantenerlos inquebrantables, inclusive en lo que a cánones de belleza se refiere.

Le deseamos a Ariana mucho éxito en su futuro, y los invitamos a ustedes, a hacer entre todos la diferencia, en el alcance de un mundo donde haya mayor aceptacion e inclusión.

Feliz Día!


FUENTES
ABC.es
BBC MUNDO

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

0 Comentarios

  1. Walter Fernandez

    La discriminación es una ceguera del alma.

    Responder
  2. Tamara Fraimowicz

    es una belleza en todos los sentidos
    por su valor y coraje contra el racismo!!!
    bravooooo!!!

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *