Daniel Stix, ¿Para que pensar en tus Limites, Cuando tu Deseo es Disfrutar?

Día 111: 

“Si la vida te da limones, haz limonada!”

Este refrán popular, podria ser la descripción mas acertada de la actitud de nuestro personaje de hoy. 

Es “más activo que la bacteria del yogurt”, dice de el, su amigo Guillermo Fesser. 

Ha sido el jugador más joven de la historia, en una Champions Cup de baloncesto en silla de ruedas, y el intrépido protagonista de un anuncio de una bebida de cacao. Ahora, en Segundo de Bachiller, ya está publicando su libro: ‘Con Ruedas y a lo Loco’

Lo anterior, es tan solo una breve reseña de algunos de los muchos logros que tiene nuestro protagonista en su haber.

Hoy, en 365 Dias de Valentía Moral, les presentamos A Daniel Stix, y su alucinante historia de superación y ejemplo de vida. 

Hijo de un estadounidense y una española, el chico nacio en Madrid, en 1997, y llego al mundo, con un neuroblastoma congénito, que le costó literalmente un riñón, y la posibilidad de caminar, por el resto de su vida.

Sin embargo, ya desde muy pequeño, la actitud de Daniel, siempre fue positiva y alegre. 

“Para mí, la filosofía correcta en la vida, es dejar de ponerte excusas e intentarlo. Yo he tirado la toalla muchas veces, pero, como digo en mi libro, si te caes siete veces, levántate ocho”, señala el jovencito de ojos claros y mirada traviesa. 

La actitud de este joven de 17 años, llama la atención de muchos adultos, que desconocen los distintos factores que se han conjugado, para que su ejemplo de vida, lo trascienda de tal manera. 


En su casa, sus padres jamás lo trataron como alguien diferente; nunca fue mimado en exceso, por el hecho de haber nacido con la mitad de su cuerpo paralizado, sino fue tratado como un hijo mas. 

De hecho, en una entrevista cuenta una anécdota, que vale la pena compartir: 

“Yo tendría unos cinco años, y tiré un chicle al suelo, en la calle. Mi madre me dijo lo mismo que les habría dicho a mis hermanos: ¡Recógelo! 
Solo que en mi caso, eso implicaba tirarme de la silla, arrastrarme por el suelo, coger el chicle, volver a subir a la silla, e ir hasta una papelera”.

“¿Hiciste todo eso?”

“Claro. Esa anécdota habla de la educación que me han dado. El mensaje ha sido siempre: ‘eres uno más, espabila, esfuérzate”. 

“Algunos por la calle, al verme arrastrándome, querían recoger ellos el chicle. Pero mi madre tuvo que decirles que no, que lo tenía que hacer yo. En mi casa, nunca, pero nunca, he sentido que me trataran diferente.”

Muchas cosas importantes se desprenden de toda esta historia. 

Ante todo, la actitud de este muchacho frente a la vida. 

“Me encanta cuando nadie nota que estoy allí”, es decir, que no lo vean con tristeza, sino como un adolescente mas, con todo lo que eso implica”, cuenta Daniel.
Pero ademas, está la crianza que le dieron sus padres, permitiendole que fuera uno mas de sus hijos, que se enfrente por si mismo, a la vida, a los retos del dia a dia, ya que el mundo no esta allí para protegerlo, ni levantarlo, sino que las cosas dependen enteramente de él, y de su actitud.


Conocer la historia de Daniel Stix, irremediablemente nos lleva a reflexionar, acerca de nuestras propias actitudes…de la cantidad de excusas que usamos, para seguir haciendo aquello que nos hace mal, continuar con ese vicio que nos ata y nos “impide” comenzar con “ese algo”, que desde hace tanto tiempo venimos postergando…por consideraciones como “soy demasiado grande para eso”; “no me da el físico”; “tal vez en otro momento”; “eso ya no es para mi”; “lo he intentado todo y nada”.

“Hay que dejar de poner excusas, y saltar a la acción” 


Sin duda alguna, este adolescente que nos invita a “movernos”, nos muestra como el hace la diferencia, cambiando la perspectiva. Nos sugiere cambiar la manera en la que vemos el mundo, la forma en que nos vemos a nosotros mismos, pero por sobre todas las cosas, la actitud frente a las adversidades, y el seguir adelante, cuando todos hubieran abandonado, porque en tu interior sabes que puedes hacerlo.

Daniel es un ejemplo, que inspira a personas que como el, nacieron, o les toco enfrantarse mas tarde, con una situación como la de el; pero la lección es también para los que hemos contado con la gran suerte de no venir al mundo con una discapacidad, y sin embargo, vivir como si la tuvieramos! 

“La única forma de descubrir tus limites, es ir siempre, un poco mas allá. No pienso en mis limites, pienso en disfrutar”. 

Así lo dice Daniel en la publicidad que protagoniza para la bebida chocolatada, pero no nos queda la mas mínima duda, que es esa su filosofia de vida, y la practica cada dia, de una forma admirable!

Feliz dia!

FUENTES:
El Hormiguero.
www.youtube.com

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *