DÍA 60: La Fuerza de la Valentía Creadora de Alicia en el País de las Maravillas.


-“¿Podría decirme, por favor, qué camino debo tomar?
-Eso depende de a dónde quieras ir -respondió el Gato.
-Lo cierto es que no me importa demasiado a dónde… -dijo Alicia.
-Entonces tampoco importa demasiado en qué dirección vayas -contestó el Gato.
-…siempre que llegue a alguna parte -añadió Alicia tratando de explicarse.
-Oh, te aseguro que llegarás a alguna parte -dijo el Gato- si caminas lo suficiente”
(Lewis Carrol)

A
Hernán Sánchez.

Alicia en el país de las Maravillas a simple vista aparenta ser un lindo y entretenido cuento infantil. Y en realidad lo es… cuando lo lees siendo un niño, o se lo lees a un chico. Pero la historia escrita por Lewis Carrol envuelve mensajes mucho más profundos, codificados, por decirlo de alguna manera, a través de los cuales el autor desea transportarnos a ese mundo extraordinario…Maravilloso. 

Hoy, en 365 Días de Valentía Moral, queremos invitarlos a viajar al “Maravilloso País de Alicia”….Les deseamos un buen viaje !

Desde el propio comienzo del relato nos encontramos con una serie de metáforas y simbologías. Conocemos a Alicia, y sabemos que está aburrida, que el mundo que contempla no le despierta interés alguno, por lo que quiere vivir una mágica aventura. Su aventura es la misma que muchos constantemente buscamos, para cambiar la monotonía que nos invade.


Alicia ve al apurado conejo blanco que corre preocupado porque no le dan los tiempos. Cuando Alicia lo persigue y cae en la madriguera, comienza un viaje hacía su interior. Desde su inconsciente, ve cosas inconexas, sin sentido alguno. Se encuentra en una habitación con varias puertas, lugar donde dará comienzo la alquimia en sí misma. Para encontrar una salida, la niña debe abrir su mente, desarrollar la intuición y para lograrlo, debe transformarse, tomando una poción y comiendo un pastel.

Una vez que ha atravesado la puerta, Alicia entra en el País de las Maravillas, donde contempla animales y seres de todo tipo, que tienen una enseñanza que va más allá de lo conocido. La oruga azul (animal que se transforma), es una de las que más se destaca, pues le muestra a Alicia un hongo al tiempo que le explica que si lo come por un lado podrá crecer, y si lo hace por el otro, podrá achicarse, lo cual no es más que la representación de las energías opuestas del Ying y el Yang. 


Qué más puede pasar en un país “maravilloso”? Encontrarse con un gato llamado Cheshire, por ejemplo,  el cual sigue a Alicia. Y no es un gato común, sino con el don de aparecer y desaparecer inesperadamente…la voz de la conciencia, el Maestro Interior que le/nos dice que todo estará bien.


O, un Sombrerero que vive tranquilo en un mundo atemporal, opuesto al conejo blanco que siempre está preocupado porque va atrasado y no le alcanza el tiempo…nuestra constante dualidad.


Y si pensamos en una Reina de Corazones, altruista y autoritaria, podemos asociarla a la inteligencia y sabiduría que poseemos, y que a veces la usamos ciegamente y de una forma tan egoísta que somos incapaces de percibir la verdadera esencia de las cosas, convirtiéndonos en víctimas de un poder controlador y desorganizado. Fuerte contraste con la Reina Blanca, pura y hermosa, que vendría a representar el poder de creación que tenemos para liderar el mundo de una forma centrada y pacífica.

En esa marejada vemos a una Alicia que lucha por mantenerse cuerda y lógica en un mundo de fantasía. Como cada uno de nosotros cuando nos esmeramos en crecer responsablemente y tratando de ir por el lado de la razón, de lo que es conocido y establecido para entrar en el prestigioso mundo de los adultos.

Parecería ilógico celebrar un “no cumpleaños” en una fiesta de té, donde además, el tiempo no transcurre. El espacio de ocio que nos debemos a nosotros mismos, en medio de tanto trajín diario. Que maravilloso estado podemos disfrutar si dejamos de lado las preocupaciones y festejamos cada día con alegría, sea el “cumpleaños” o el “no cumpleaños”!


“Alicia en el País de las Maravillas” y “A través del Espejo y lo que Alicia encontró allí” tienen un objetivo común: que el lector despierte y alcance un nivel de consciencia más avanzado en el que pueda vivir feliz.

El personaje de Alicia constituye indudablemente, un ejemplo de Valentía Moral que nos inspira a sorprendernos, maravillarnos con lo que nos toca vivir día a día, a difrutar lo que nos sucede, a saber lidiar con las adversidades y a vencer nuestros miedos, abriéndonos a nuevas experiencias.

Los invitamos a comenzar un viaje de autoconocimiento  en el que puedan vivir en alegría con todo su alrededor; los invitamos a desarrollar su Valentía Moral para que cada uno, y todos, seamos Alicia en el País de las Maravillas.

Alicia en el País de las Maravilas de Lewis Carrol, es de esos libros que como El Principito de Saint Exupery, es grato leer en distintas etapas de nuestras vidas, para sorprendernos con las diferentes lecturas, matices y reflexiones que haremos a partir de la obra.


Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *