DÍA 80: PINOCHO, El Feliz Esfuerzo de “Ser” humano.

“Si dices la verdad, no tendrás que acordarte de nada”.
Mark Twain

Será que nos equivocamos de página? Será que esta gente se equivocó de nota? Un cuento infantil?
A lo mejor se sorprendieron con el titulo de nuestra nota de hoy, pero, al igual que cuando escribimos la nota de “Alicia en el País de las Maravillas”, les comentamos que Pinocho es una de esas historias que “pareciera ser infantil’. Y lo es, claro, cuando se lee de manera plana.
Sin embargo, cuando hacemos varias lecturas, y en distintas etapas de la vida, como niños, como adultos, como padres o abuelos, nuestras perspectivas se amplian y descifran códigos ocultos dentro de la aparente simplicidad de las aventuras de una marioneta llamada Pinocho.

Hoy 21 de marzo, en 365 Días de Valentía Moral, nos unimos a la celebración del Día Mundial de la Marioneta, honrando a la más famosa de todos los tiempos: el simpático e inolvidable PINOCHO, protagonista principal de uno de los cuentos más exitosos de siempre, Las Aventuras de Pinocho.


Y ¿quién no conoce al entrañable personaje al que le crecía la nariz cada vez que contaba una mentira?
Pinocho fue originalmente creado en Italia por el periodista Carlo Lorenzini (mejor conocido por su seudónimo Carlo Collodi), quien en 1880 comenzó a escribir “La Historia de Una Marioneta”, o “Las Aventuras de Pinocho”, como tambien se lle llamaba, y que era publicado semanalmente en “Il Giornale dei Bambini”, el primer periódico italiano para niños.


“Las Aventuras de Pinocho”, ya en formato de cuento, y no de entrega por partes al diario, fue publicado en 1883. Era un cuento de hadas que describía las aventuras de una marioneta obstinada en su afán por convertirse en un niño de verdad. Tantas generaciones lo han leído, que ya se le puede catalogar como “inmortal”

Desde entonces y hasta la fecha, la difusión de Pinocho, ha sido continuamente recreada en libros, películas, obras de teatro, musicales, revistas, posters…un verdadero ícono cultural de la humanidad.

En el relato, un anciano llamado Gepetto construye a Pinocho, un travieso muñeco de madera. Aquí  lo fantástico se mezcla con la realidad.



Entre aventuras y desventuras, Pinocho va descubriendo la valentía y la importancia de decir la verdad. Tiene encuentros con un grillo que le es asignado para ser “su conciencia”, con un hada que le tiende la mano, un titiritero malvado que lo secuestra, y un pez gigantesco que se lo traga. Vive las consecuencias de su falta a la verdad, en una forma muy particular: cada vez que dice una mentira le crece la nariz. Finalmente entendera lo esencial de ser honesto. Al mismo tiempo,  Pinocho ira reconociendo y apreciando el valor de la sabiduría y la ternura de su padre, Gepetto.

“Pinocho” es un libro que llega directamente a las emociones, pues las peripecias de la marioneta son una alegoria de los errores y aciertos que tenemos como humanos. Igualmente, se hace énfasis en el valor de la Solidaridad, a través de un hada buena, que aparece para sacar a Pinocho cada vez que se mete en apuros y guiarlo en su profundo deseo de convertirse en humano.
La Ética es algo tan fundamental y tácito en nuestras vidas, que muchas veces la pasamos por alto y la olvidamos; lo tenemos muy bien graficado en la historia de ‘Pinocho”, donde se muestran diversos valores tales como la moral,los efectos de nuestros actos, y lo que pasa cuando no escuchamos a las personas que nos quieren realmente. También la presencia y ausencia de ética se pueden detectar en el cuento, y mucho mejor en la película de Disney, representados en ciertos personajes que encarnan los defectos que nos caracterizan como personas. 

La maravillosa historia de Pinocho, recrea la conciencia que tenemos sobre lo bueno y lo malo, y acerca de los caminos que debemos elegir cuando se nos presentan dos opciones. Lo interesante es saber que en la vida se requieren sacrificios para obtener lo que buscamos, y que nuestra actitud puede llevarnos a concretarlo y a ser mejores versiones de nosotros mismos. En el caso de Pinocho, su esfuerzo se vio recompensado, cuando se convirtió en un niño de verdad, con corazón.  Su historia es todo un acto de verdadera Valentía Moral.


Recibe todas nuestras actualizaciones en tu E-mail


Fuentes:
Nocturna
Qué quieres saber

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *